Logo
fish
hammock

Manifiesto

La Linda es el nombre de uno de los botes de pescadores del Caribe colombiano que todas las mañanas salen en busca del pescado salvaje. Nuestro restaurante rinde un homenaje a estos hombres y a su trabajo artesanal que termina en nuestras mesas.

 

Desde los diferentes caseríos de esa costa caribe, todos las mañanas llegan los pescadores tras una jornada en aguas caribeñas para vender lo que el mar les brindó horas antes. “Pescado fresco”, nos gritan en la orilla. La imagen de esos hombres curtidos ocurre en Palomino, Dibulla, La Punta de los Remedios y en los caseríos costeros de Riohacha, mientras en sus lanchas reposan las redes, los anzuelos y gran variedad de pargo, sierra, corvina, langosta, camarón tigre, entre otras bondades marinas.

 

 

 

Los ecosistemas de la sierra y el mar son la despensa ideal para nuestra propuesta gastronómica en Palomino. Por eso nuestra cocina – muy playera por cierto, con ceviches, fritos de mar y pescados al carbón – no quiere viajar miles de kilómetros para tener un producto importado como el salmón o las ostras, sino que prefiere lo local, con la frescura del caribe.

 

Queremos que Palomino y sus kilómetros de playa virgen y bosque tenga un lugar donde se pueda disfrutar de sabores locales a la parrilla, gracias a la frescura de sus productos y un ambiente relajado: lo llamamos “pez and love”.

BBQ de Mar

Consigna: Pescado fresco
Pesca artesanal y responsable.
Nuestros proveedores son pescadores de la zona.
Ceviches y cocteles de mar.
Sabores de nuestra parrilla.

 

Nuestros fogones resaltan la diversidad de sabores, colores y texturas de los sabores de la playa, de la Costa Caribe. Además de usar las mejores técnicas criollas para ceviches y tiraditos, le damos protagonismo al carbón para pescados y mariscos, y a los productos orgánicos que descienden de la Sierra como el ñame, las frutas, el cacao y el café.

Parchadero

Todos son bienvenidos, foráneos y locales, a disfrutar a ritmo de tambores.

 

Pez & Love es nuestra consigna para resaltar un sitio relajado. Ideal para probar sabores del mar caribeño, tomar algún refresco o una cerveza artesanal en compañía de los sonidos más potentes de la música local.